El viaje del presente


Allí donde la vida me lleve iré,
sin miedo, sin duda, sin resistencias,
porque todo es como ha de ser.

Somos conciencia acogiendo este acontecer, este misterio, esta inexplicable sensación de ser. 

Allí donde la vida me lleve iré, con el corazón latiendo siempre en la confianza, en la inocencia, en el amor... pues es lo que soy. 

La esencia del ser se aclara y se desvela al dejarse llevar por la vida, soltando los viejos lastres que nos impiden ser nosotros mismos. Este es el viaje del dejarse vivir, el permitirse ser transportado por la propia verdad interior, el sentir la libertad dentro de uno, conectando con su propio espíritu, con su propia voz. Entonces todo tiene sentido. 

La vida puede hablarte en cada instante, en cada suceso. El presente deja de ser una dimensión del tiempo para convertirse en algo más allá del tiempo, donde la mente no puede tocarle. El presente se convierte en poesía, en creación, en eternidad. El presente se convierte en el único escenario donde realmente expresarnos y sentir la expresión de todo. 

El presente es nuestro mayor regalo. Un regalo que puede pasar desapercibido toda la vida, pero que si se reconoce la vida ya no pasa desapercibida. La vida, entonces, se hace vida y con ella, nosotros mismos.

Entradas al azar

Entradas populares