Entradas

Mostrando entradas de 2017

¿Quién soy yo?

Imagen
Ante la pregunta: ¿Quién soy yo?, surge un silencio profundo, oceánico... Decir Yo Soy es identificar al Yo con Ser, pero si vamos más allá, diríamos ser, solo ser, sin yo... Y todavía más allá queda el silencio solamente, que responde a la pregunta y sustituye, cuando la búsqueda cesa, a la pregunta misma.

Contemplación

Imagen
Habitante de lo inhóspito
aquel que llega al silencio,
contempla, enmudece
y escucha la voz del espíritu.
Salvaje gramática sin palabras
hay en el desnudo ahora.
Sólo latidos de vida,
respiración y sollozo,
conciencia pura
abrazando el todo
y la nada.

Más allá de la conciencia

Imagen
Los deseos de la mente no son tus deseos. Puedes observar a la mente proyectando deseos, carencias, ilusiones, planes de futuro, dudas... Puedes observar a la mente sin identificarte con ella, como un testigo impersonal que a nada se aferra. La naturaleza del ser es la conciencia impersonal que a nada se aferra. Por ella todo surge, pero nada la condiciona. Nada la toca, y por ello es perfecta. Sin dualidad. Sin identificación concreta. Siendo todo y nada. Tú eres el Ser. Tal conciencia perfecta. Y más allá de la conciencia todavía. Tú eres lo Absoluto.

No dualidad

Imagen
Sin dos, sin palabras, sin conceptos.  En la no mente la totalidad descansa, callada, pacífica, no nacida, sin opuestos.  Unidad que todo lo abarca y nada reclama, original, intocada, sin nombre, ni forma o cualidad.  ¿Aquello que no tiene opuestos a qué puede oponerse, qué límites encuentra, qué obstáculo le puede acontecer?  La verdad de esta conciencia pura es amor, amor de nadie y hacia todo, como un sol cuyos destellos iluminan este ser que amanece y que permanece iluminado por sí mismo, en su original amor de ser, en su conciencia universal dadora de vida y ausente de dualidad.

Océano del ser

Imagen
Siempre es posible reconocer de manera directa la naturaleza real de uno mismo. Lo naturalmente obvio no necesita palabras ni rodeos o explicaciones. ¿Cómo explicar la presencia del sol si nos deslumbra con solo mirarlo? Así es la presencia del ser. Deslumbra de verdad, en su verdad presente, silenciosa, en ese espacio abierto donde toda manifestación o acontecer es acogido. Pues el vacío acoge, abraza todo sin distinción, al igual que toda el agua del mar es acogida por el océano en su pacífica inmensidad. En este instante reconoces tu naturaleza real, el océano del ser, la verdad, lo que siempre ha sido, es y será.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...