Eres lo Absoluto

No eres lo que cambia, tu esencia no es impermanente. La conciencia ve sin identificarse con nada. La conciencia puede ver también al ego, que es quien se identifica. La conciencia tampoco es lo que eres sino algo que aparece y muestra este mundo cambiante. El testigo observa pero sabe que no es de este mundo. Su reino no puede nombrarse, ni siquiera imaginarse. Pero al mismo tiempo, lo es todo. El testigo lo es también de la conciencia. Y cuando la conciencia no estaba y no había nada que atestiguar, lo absoluto permanecía, innombrable, pero real y verdadero.

El misterio

Permite que el misterio te guíe, esa sensación antes de que llegue cualquier palabra, esa sensación que es vida manifestada, totalidad, energía... Escucha tu respiración, ahí se encuentra el secreto, el misterio que te anima y te conduce a tu propio ser. Pero no has de ir a ningún lado. El ser está y siempre ha estado aquí y ahora. Eso es lo que eres. Solamente hay una toma de conciencia que te permite darte cuenta de lo que ya eres. Y el misterio se hace presente, así como el sol brilla otorgando luz a este mundo, sin saber cómo ni porqué motivo esto empezó a suceder. Esto es el Tao, el misterio que sacraliza la vida y la envuelve, al mismo tiempo, de inmensa y secreta belleza.

Noble silencio

Presenciar este instante. Silencio. 
Un silencio de fondo lo penetra todo.
Las palabras resuenan
como un ligero manantial
y vuelven a su fuente,
a su origen innombrable,
allá donde la no-mente es soberana
en su silencio noble. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...