martes, 20 de octubre de 2015

Presencia, paz

Inclínate ante este momento,
escucha el silencio
que envuelve cada instante de presencia.
Reverencia este instante porque la vida habla en él, 
habla desde la conciencia,
desde la sensación de ser,
desde el espacio que habitas
y observas con la mirada atenta.
Cada instante es el único instante,
cada segundo es ahora,
sin nada antes ni después,
limpio de tiempo,
desnudo de fluctuaciones,
simple, sincero, puro...
Así es este instante santo de presencia
ante el que te inclinas y reverencias...
Siempre te inclinas ante ti mismo
y reverencias a tu propio corazón.
El silencio es el incienso purificador,
la fragancia sanadora,
el bálsamo que nos retorna
a la inocencia eterna,
a la sonrisa sin motivo,
a la gracia enamorada.
Sin una meta a la que llegar,
pues el ser está siempre
y es contigo ahora.
Y ahora,
descansas en la paz.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tan cierto como incierto, tan luminoso como oscuro, siempre precioso...Namasté. Emajo! Gracias por hacernos recordar tantas cosas.

Adrian dijo...

Hermoso lo que has escrito.
Si sientes de hacer una evolución espiritual muy potente, te recomiendo hacer la Maestria Cosmica www.maestriacosmica.com

Compartir esta entrada:

Share |

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails