Crepúsculo

El corazón contempla
paisajes del alma,
nubes serenas, canciones 
del viento.

Llega el crepúsculo...
cerrando la luz sus párpados,
acariciando la noche al sol
en su cita amante con la luna.

Parpadean estrellas lejanas,
misterios de luz, astros de amor
que resuenan... allá en lo hondo
de nosotros.

Un instante

Caminando en el ahora
amaneces, en un esplendor 
sin tiempo.

Un instante de amor
brilla en la totalidad 
de los instantes.

Sopla el viento...
el corazón recoge
un suspiro eterno.

En la quietud

En la quietud se oye el amor, su sonido es aroma invisible, fragancia de la verdad sentida por el alma, acariciada por la sutil intuición del espíritu. 
En la quietud, el silencio florece animando interiores paisajes de calma, belleza y armonía infinitas.
Se toca lo intangible, se besa la luz serena del alma y se funde el sentir en un abrazo místico con el todo. 
En la quietud amanece un movimiento eterno de dicha volviendo a su fuente, al amor. Y la luz del ser nos eclipsa en la vastedad de esa felicidad que no pertenece al tiempo ni al cambio, sino a nuestra verdadera esencia, siempre presente y misteriosa, apareciendo como una suave brisa que nos recuerda que nunca dejamos de ser lo que somos: pura luz de amor creativo y consciente.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...