martes, 30 de octubre de 2012

Escuchando el silencio


Lo complicado es de la mente y tú no eres la mente, tu eres el ser y el ser es sencillo. El silencio es bello porque permites que hable lo más profundo de ti: tu ser, tu corazón. Escúchalo con amor, en silencio. El ser es sencillo. Recuérdalo y guarda silencio. Escúchalo.

Escúchalo como testigo, sin tratar de emitir juicios, sin expectativas. Observa sin observador, sin intervenir. Esa es la esencia del verdadero silencio, el que es escuchado sólo por amor, entregando esa escucha, sin pedir nada a cambio.

Sé un oyente de tu amor, de tu silencio, de tu corazón resonando en la luz del ser, amaneciendo a su verdadera esencia.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Horizonte


Hay un horizonte en mi silencio de estrellas pacíficas y eternas. Hay un camino donde mis pasos se hacen huella sin memoria, rastro que el aire se lleva en el hondo sentir del instante. Mi corazón es la estrella más alta y genuina, es el centro sin centro de donde todo nace, la luz que jamás se esconde y que palpita en el ser oleadas de amor brillante. Nadie sabe si este romance ardiente con el ser es el amor de uno mismo por el todo o el amor del todo hacia uno mismo. Nadie sabe y no importa quién es el amante o el amado, quién sueña o quién es el soñado... No importa si hay dos cuando sólo son uno en el instante único, en el instante real del canto, de la música pura que siempre sonó en el alma...


Y poco a poco descubres que es perenne la dicha, que es inocente la gracia, la gracia de ser. Que es no-nacido, cristalino y virgen, el tiempo sin tiempo en que te ves, por vez primera, en cada mirada, en cada encuentro contigo. Mirarte y descubrir que no necesitas nada para ser, que tu ser irradia ya todo lo deseable... Y se siente, se siente en lo más profundo de ti, en todos los átomos de tu cuerpo y del universo... se siente, se siente el ser sin mácula que jamás puede perder ni una partícula de su pureza. Y es belleza, totalidad primigenia, amor constante, este ser que late en tu adentro. Y se siente que uno es, ahora y siempre, el cielo más alto y deslumbrante... más allá incluso de éste y de todos los universos, en la cumbre oceánica de la dicha. Y descubres entonces que hay un horizonte en el silencio sagrado de tu alma que suena a música de estrellas.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Siempre contigo

Allí donde hay guerra yo llevo la paz, 
allí donde hay ruido hago desprenderse el silencio
como pétalos de rosa cayendo del cielo.
Allí donde el tumulto reina y todo lo oscurece
se posa mi luz serena en la claridad de un nuevo día.
Allí donde hay dolor lanzo semillas de compasión
que crecen en lo profundo y hacen sonreír al alma, elevándola.
Allí donde la memoria no permite florecer lo presente
me acerco con un abrazo de inocencia, con un manantial fresco
de pureza renovada, con una caricia de aliento y vida nueva.
Allí donde la angustia aprisiona
me acerco con sigilo y abro las puertas de la jaula
que impiden al pájaro volar.
Y descubres que eres libre y vuelas sin fin, sin pasado y sin futuro,
sólo por el placer de volar, de sentir el aire, de oler los prados y bosques
de tu alma de cielo, en la inmensidad
de tu océano profundo de libertad.
Allí donde crees que estás solo, me encuentras ahora,
donde siempre he estado, de donde nunca me he ido.
Vivo en ti, descanso en ti, descansas en mí.
Despierto en ti, despiertas en mí.
Soy tú, tu esencia libre y pura. Mi nombre es también
tu verdadero nombre, Amor.
En tu corazón me encuentras, en tu corazón me abrazas
y juntos compartimos el aliento inocente
de esta, nuestra siempre amada, eternidad.

martes, 2 de octubre de 2012

Certeza

Aquí y ahora, en la presente
inmensidad de mí mismo.
Sin centro ni meta cierta.
Solamente la certeza
de la luz.

Compartir esta entrada:

Share |

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails