sábado, 28 de julio de 2012

Amor pleno

Dulce es vivir en ese amor pleno que resulta idéntico al silencio... pues no juzga, es callado y vacío, lo acepta y contiene todo... es siempre inocente y sin límites, simple y puro... Esa es mi esencia, esa conciencia universal amorosa que trasciende mi cuerpo y se parece acaso al universo o a los millones de universos, a las estrellas, al milagro del éter y del infinito.
Dijo Rumi: "Cuando muera volaré con los ángeles, y cuando muera para los ángeles, lo que seré no lo podéis imaginar". Eso que es mi ser, por tanto, no se podrá nunca delimitar ni concebir. Y esto es lo bello, pues nos deja la posibilidad, la potencia total suspendida en el equilibrio de la luz abierta.

lunes, 23 de julio de 2012

Krishna


Soy el ser que siempre ha sido,
la luz del mundo, el silencio creador...
Soy el cielo amplio, sin fin, que todo lo contiene,
la gota y el océano, la voz y todos los cantos...
El origen, el destello de los comienzos, los astros infinitos
poblando el silencio, los espacios y los mundos del espíritu...
Soy el no-fin de los instantes, el principio incesante, la potencia
de los cuerpos amantes, de los cuerpos nacientes, de los cuerpos completos...
Incapaz de contenerme me expando hacia la nada y regreso al todo.
Nada me limita, el amor crece y vuela y sueña amaneceres,
abrazos incontenibles, besos profundos, encuentros serenos...
He nacido en algún punto de lo eterno, sin antes ni después,
en medio de lo absoluto, como semilla de universos inexplorados.
Soy hijo del amor sagrado, de la luz compasiva que amanece las formas,
del sonido celeste que puebla de cantos bellísimos lo callado y lo posible.
Me expando como la rosa hacia la pureza,
me expando como los amantes hacia el abrazo,
me expando sin límites como los cielos hacia el milagro de la noche.
Y duermo, y despierto, y soy creador y silencio, sueño y realidad, todo y nada.
Soy Krishna, la luz del amor consciente.
Y vivo, y me amo, y te amo... eternamente.

Poema en vídeo, con música y fotos:

jueves, 5 de julio de 2012

Volver al corazón


Es cierto que buscamos ese camino hacia el ser que somos y deseamos que su luz brille en toda su intensidad, pero no hay que preocuparse, el ser que es eterno nunca ha dejado de brillar... Para darnos cuenta de esta simple verdad basta con quedarnos quietos, silenciosos, escuchando al corazón... donde mora el ser, donde brilla la verdad más pura.
Volver al corazón una y otra vez, al amor, no olvidar que esa es nuestra esencia y que siempre está con nosotros, más allá de lo que hagamos. Entonces el hacer fluye y va solo, no busca nada y sólo encuentra, halla su camino allí donde pise, reconoce la estela a seguir o dónde tumbarse y descansar.
Hacer sin hacer... estar siendo, dejándose ser... amando.

miércoles, 4 de julio de 2012

Todo es un mismo ser


La senda del espíritu no conoce de destinos marcados. En el continuo aparecer de los misterios el ser se encuentra consigo mismo, en un incesante reconocimiento de verdades. La vida no ofrece significados fijos, ese es su bello brotar, pero sí certezas, sincronicidades, aparentes ‘causalidades’ llenas de sentido que revelan que somos incluso mucho más que causa-efecto, porque vemos que el ser no está regido por ninguna ley ni por nada que lo pueda limitar. El ser es la libertad, una libertad de la que no sabemos nada, que presentimos ilimitada, que se expresa cada día en la presencia del instante, regalándonos esta existencia que se asiente tan nuestra pero que es del momento, de la fuerza inexplicable y mágica de la vida que todo lo sostiene.

Observamos esta senda por la que caminamos inocentes, desde el corazón del ser que nos marca e impulsa el camino, que nos lleva a nosotros mismos, que nos muestra que todo paso es el descubrimiento totalmente nuevo de lo que siempre somos, de que todo camino señala una distancia aparente entre lo mismo, un mismo ser, una misma verdad expresándose en un sin fin de variedades y tonos, de colores y sabores, de formas y espacios que parecen salidos de sueños, de luces interiores, de espejos del alma. La vida es el espejo de ti mismo. El mundo es el reflejo del ser. Tú eres el Todo emergiendo de tu corazón y volviendo a tu corazón. Todo es un Mismo Ser.

Compartir esta entrada:

Share |

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails