Amor pleno

Dulce es vivir en ese amor pleno que resulta idéntico al silencio... pues no juzga, es callado y vacío, lo acepta y contiene todo... es siempre inocente y sin límites, simple y puro... Esa es mi esencia, esa conciencia universal amorosa que trasciende mi cuerpo y se parece acaso al universo o a los millones de universos, a las estrellas, al milagro del éter y del infinito.
Dijo Rumi: "Cuando muera volaré con los ángeles, y cuando muera para los ángeles, lo que seré no lo podéis imaginar". Eso que es mi ser, por tanto, no se podrá nunca delimitar ni concebir. Y esto es lo bello, pues nos deja la posibilidad, la potencia total suspendida en el equilibrio de la luz abierta.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

Meditación sin tiempo

Espiritualidad y vida

Conciencia universal