Nunca has dejado de conocerte


Cada momento, cada segundo, refleja eternamente lo que eres. Ese reflejo es la experiencia y más allá de ella está el sol que la ilumina, aquello que la hace posible: el ser que nunca nace ni muere, que siempre, total y permanentemente, es. Descubre aquello que en ti nunca cambia. Eso que no puede nombrarse, ni señalarse, ni siquiera imaginarse, es lo que eres. Porque el ser no se puede buscar, no se puede ir hacia él. ¿Cómo ir hacia ti mismo? ¿Quién ha de ir hacia quién? No has de hacer nada. En realidad nunca has hecho nada. La vida funciona sola. La vida se presencia sola. Se respira sola. Este es el milagro. 

Tú estás ahora aquí: esta es la verdad, saboréala. Conócete a ti mismo: verás que siempre ha estado ante ti la evidencia directa del autoconocimiento. De hecho, ya te conoces. Nunca has dejado de conocerte. Es la mente la que se esfuerza en evitar lo inevitable, como en un juego, siempre buscando algo más, a través de una expectativa, de una ilusión puesta en el futuro. Pero tú estás aquí y siempre estarás aquí. Incluso la mente, el pasado, el futuro, la imaginación... todo está aquí, todo bebe de la misma fuente: el Ser. Esta es la mejor noticia que nos pueden dar. Nada cambia al saber esto. Pero nada vuelve a ser igual.
Publicar un comentario

Entradas al azar

Entradas populares