El ser lo es todo

No hay verdad que no pueda ser cuestionada por la mente, incluso podemos cuestionar a la propia mente y afirmar que más allá de ella existe la auténtica verdad. Aún así, si hemos afirmado algo hemos de ver cómo sigue siendo la mente la que continúa haciéndose cargo del proceso. La libertad total ya no cuestiona ni pide nada, pues libre es quien no necesita algo para ser algo, sino que es en este instante todo lo que necesita. La comprensión trasciende la mente, es en la observación clara, cristalina, donde surge el comprender, el ver directamente, el ser la visión.

En todo momento, contigo se halla el ser, eres ahora (sin tiempo), ahí está la realidad, la experiencia concreta de ser tú mismo. Realizar es ser, la realización espiritual es simplemente ser, pues ello significa conocer lo que eres, sin dualidad, sin sujeto ni objeto, sin yo ni tú, ni ello ni aquello; en pura unión con el ser que todo es.

Siendo, aquí y ahora, eres vida, realidad manifiesta, verdad.

1 comentario:

luismi, aspirante a discípulo tuyo dijo...

Si no hay verdad que no pueda ser cuestionada implica que toda verdad puede ser cuestionada. Si toda verdad puede ser cuestionada, el cuestionamiento también puede ser cuestionado y así hasta el infinito, luego no hay cuestionamiento alguno.

Sería imposible que la libertad total no necesitase de nada, al menos necesita de sí misma.

Si la mente es la que se sigue haciendo cargo del proceso, entonces también ese postulado, y su devenir, sigue siendo a cargo de la mente. Sería entonces imposible salir del proceso mental. De intentar hacerlo, fallaría, dado que se haría, según la propia premisa, desde la mente.

Ese ser parmenidiano no me convence mucho, maestro, de ser así éste no se vería puesto que no habría una determinación desde la cual pararse para observarlo, de modo que ni siquiera se podría decir nada de él.

Un saludo, el aspirante a discípulo tuyo.

Entradas al azar

Entradas populares