La luz del corazón

Vive unificado en ti. Lo externo no es más que un reflejo de lo interno, como la luna reflejada en el agua. Lo interno no es más que otro reflejo del gran Corazón, como el sol dando brillo e imagen a la luna. Por tanto, lo Uno, el Corazón, es la verdad que vive siempre en ti, la pura llama de conciencia del Ser, siempre brillando, siempre vibrante en el eterno instante. Todos somos Uno. Todo se clarifica al asentar el alma en su fuente, en su claridad no-dual y unísona. Se desvela en la paz, en la quietud, en el silencio que no lucha con nada y que es con todo hermandad y dicha.

Tú ya eres todo lo que puedas estar buscando, el camino y la meta, la búsqueda y el hallazgo. Principio y fin parten y llegan a ti. El silencio conjuga en sinfonía a la vida en armonía, a la vida en ti, como sol interior irradiando sus destellos de conciencia unificadora; sol del corazón que late en amor, en la dicha presente que respiras, siendo ya y por siempre todo lo que eres, luz de la verdad manifiesta en ti, en el corazón infinito, eternamente uno, que todo lo contiene.

2 comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

Meditación sin tiempo

Espiritualidad y vida