La puerta hacia ti

Todos los problemas son del ego. Vienen al identificarse con ellos, al pensar que esos problemas nos pertenecen. Pero, ¿quién es el que se identifica? Si indagamos en ello, descubrimos que no hay nadie allí, que el ego se llama a sí mismo, pero no hay nadie que lo llame. Viendo que todo aquello que llega no es nuestro, que son solamente fenómenos cambiantes y sin sustancia alguna, la libertad empieza a tener lugar. Una libertad que se experimenta al dejarse ser, al soltar los lazos de la búsqueda de identidad y de sentido. Abandonar la búsqueda supone la resolución natural del comprender que ésta no puede ser un deseo de ganar algo, de poseer una verdad, sino, al contrario, el hallazgo de la profunda liberación de la necesidad de adquirir algo para ser.

Al perder todo lo que es del ego, ganamos todo lo que verdaderamente es. Esta ganancia, y no es paradoja, sucede en el despojamiento. Toda necesidad de adquisición, es el ego. Saber que no hay nada que ganar o perder, que somos siempre lo completo, el océano de la conciencia, el todo en vez de la parte, es ver que al ser lo que somos trascendemos cualesquiera limitaciones por medio de la conciencia integradora de la unidad total. No hay un sendero para ello. Tú eres la puerta de entrada y esa puerta al hogar del ser se abre a ti mismo. Tu hogar siempre está contigo, en el corazón, en tu interior sagrado.

Publicar un comentario

Entradas al azar

Entradas populares