Siendo lo que el Ser es

En la meditación el silencio aparece como realidad esencial en que nos ubicamos, pues lo sereno hace ahí morada y el ser encuentra su reposo natural, sin sufrir los habituales reclamos de la mente. Es muy probable, si la paz interior no se ha estabilizado aún, que surjan frecuentes distracciones. La actitud a tomar en ese momento marcará el porvenir de los momentos siguientes. Si nos identificamos con la distracción -supongamos, un determinado pensamiento- nos iremos yendo -sin darnos cuenta- del estado meditativo; pero si observamos, indiferentes al pensamiento, el silencio como morada segura y pacífica, la mente podrá aquietarse de nuevo, hacerse trasparente para la conciencia: dejando el espacio abierto al presente calmo y silencioso del Ser en su toda infinita presencia. No hay nada que buscar sino contemplar al Ser morando silente alrededor nuestro y en la propia mente. Él está con nosotros en todas partes, sólo hay que comprender que siempre ha estado ahí y que nunca dejará de estarlo. Así que, ¿de qué preocuparse? Usted es el Ser que le acontece a cada instante y el silencio es el espacio sagrado en donde surge pleno y radiante. No hay dualidad: ambos, usted y el Ser, son la misma cosa. Al comprenderlo, el velo desaparece y se muestra la rosa tal cual es.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...