Quietud reveladora

La luz viene y va al ritmo del corazón. Es luz tranquila porque el corazón está tranquilo. El principio básico de la meditación es la serenidad. Cuando se reposa en la quietud la visión es clara y penetrante. Nada la perturba. Meditación significa paz, calma, profundo amor constante y consciente, en convivencia con la verdad interior, fiel a su sentido.

El amor cruza todas las distancias, vuela con las alas del alma entrelazadas al aire esencial. En la quietud meditativa el alma se eleva hacia confines sosegados, evocando lo verdadero en sonrisa dulce de amor. Todo es real, todo está aquí, todo responde al ser, pues es el ser quien lo realiza: testigo de sí mismo y de todo formando parte de él. No hay nada que pueda escaparse a la integración pacífica del uno con el todo, a la unidad o no dualidad como premisa para el entendimiento espiritual.

Todo vive en amor cuando el amor nos vive, cuando nos penetra inmenso con su brillo de cálido reencuentro. Y llegamos así al hogar, al ser, a la vida plena.

1 comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

Meditación sin tiempo

Espiritualidad y vida

Conciencia universal