Reencuentro de la luz

La luz se abría cálida en los costados del alma, subió
como ráfagas entre sueños de vida, clara y segura
de sí misma, culminando verdades y caminos,
recobrada como una esperanza no huída, no abatida.
Es la luz siempre amada, poblando dicha en tierra calma
o anunciando renovado indicio de etéreas bienvenidas.
Es así la luz soñada como aire ineludible, como senda
que cruzar disuelto en el no tiempo, nuevamente hallado.

1 comentario:

nacho lillo dijo...

la luz abre y cierra el sueño con un abrazo de seguridad y sosiego, la luz despierta y hiere las hendiduras

Entradas al azar

Entradas populares