Un instante



Una extraña convicción
de paraíso interior en equilibrio
auxilia tu caída, otorgándote alas de quietud.

Una luz de luna blanca
disipa tu abismo solitario y te mece
entre quimeras serenas
hacia un nuevo canto.

Con la noche y con el mar
revives tu regreso a la esperanza,
en alígero presente de eternales inocencias.

Hoy has vuelto a nacer a la luna sosegada
y al viento tibio de tu pureza renovada.
1 comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

Meditación sin tiempo

Espiritualidad y vida

Conciencia universal