Poesía más allá del amor


Qué soledad va llenando esta página abierta al amor, esta frase que te busca en la metáfora doliente, este sonido a ti entregado como eco de nostalgias transitorias donde el corazón asciende y desciende de la lágrima al hálito. Qué soledad tan bella recogerte entre mis versos para amarte en la distancia, entre suspiros y delicadas fragancias imposibles.

Observarte en el espejo de mi recuerdo, bajo tu imagen detenida como piedra preciosa e inerte, resguardada del tiempo por un amor que avanza más allá de la vida, tan infinito como la trayectoria del círculo, me ha salvado, en su intensa constancia, de las ruinas del ayer.

Hoy sólo me queda mirarte a través del verbo que te sueña y te revive y te amplifica como a una divinidad naciente de sol y esperanza. Hoy pervives, tal que sombra dorada, entre mis brazos dormidos, enlazados en la noche de nadie, con la voz anegada y el corazón devuelto al incendio del deseo, sabiendo que seremos salvados, dichosos y puros, por la extinción calma del verso y su belleza inmortal.


2 comentarios
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

Meditación sin tiempo

Espiritualidad y vida

Conciencia universal