Mente No Nacida (Poema budista)



Llegas al silencio, enmudeces, el canto callado de la meditación
se aproxima al eterno gozo del Nibbana. En ríos serenos y limpios
te embargas con la conciencia naciente y bondadosa, desapegada.

En ríos puros y sosegados tu mente se acuesta y descansa,
con la atención permanente, con el báculo vigilante del fluir calmo.

Te entregas al canto callado del No-Yo, la conciencia libre, vaciada.
Te entregas al sagrado Om, la sílaba del corazón del Buda.
Te entregas a otra voz que rige tu conciencia, la voz templada, serena.
Te entregas a ti mismo olvidando quién eres, naciendo en la respiración,
naciendo en los silencios del Dhamma.

Conoces el Noble Sendero, brilla en tu corazón.
Conoces el santo palpitar de la verdad en ti mismo.
Conoces el santo palpitar de la alegría en ti mismo.
Conoces el santo palpitar del Nibbana en ti mismo.

Gozas, caminas, eres... no siendo, no caminando, solamente
petrificado en el estar, imbuido en lo inmóvil,
atravesado por la Conciencia Serena,
por la senda desvelada del sagrado silencio de tu mente no nacida,
innata, original, tocada por la compasión y el amor, tocada por la Verdad.

Poema en audio leído por José Manuel Martínez Sánchez:

Meditación del corazón

Libera tu mente de las ataduras de la preocupación. Siente el calor que brota en el corazón, pon tus manos sobre él para conectar con la energía universal, esto es, la energía del amor. Si entrase en tu mente algún pensamiento, un hilo de voz interior, no te preocupes, conviértete en observador de esa voz hasta que ella, por sí misma, se disipe. Sin ningún esfuerzo, desde el silencio, se llega a la paz de espíritu, a la armonía de tu Ser, a tu esencia.

Entradas al azar

Entradas populares