Ámalo todo

Cuando el amor impregna todos los actos también se le llama conciencia. Este tipo de amor no pertenece al ego, es impersonal e incondicional. Hay amor simplemente como aroma hay en una flor o luz y calor en el sol. Brota natural por su propia esencia e impregna todo de verdad y dicha pues toca el sentido mismo de la vida. 
Aunque el amor se olvide y la mente quiera tomar el relevo a través del control, el ego, el ansía de poder... todo ello es banal y, en ultima instancia, deja un poso de insatisfacción y vacío profundo. Pues sin amor no hay música de fondo que avive al corazón, no hay sentido verdadero que haga vibrar los sentidos, no hay belleza que colme al alma, no hay espacio que llene nuestros sueños, no hay océano en el que bañarse de dicha... 

Con el amor todo lo anterior sí se hace presente: la música suena y hay un océano que atravesar de belleza y luz y misterios de vida profunda... Todo tiene sentido cuando el alma ama lo que vive y vive profundamente lo que es capaz de amar. Así que, ámalo todo, déjate llenar por todo... Siente la plenitud del gozo de atreverte a amar sin condiciones.

Conciencia

Trasciende el sendero de la mente
para llegar a la conciencia.
No hay tiempo en ese trayecto, tan solo
un instante de silencio contemplativo y ya estás ahí.
La mente se acalla y la conciencia resplandece,
tu verdadera esencia, pura e inmutable.

El viaje del presente


Allí donde la vida me lleve iré,
sin miedo, sin duda, sin resistencias,
porque todo es como ha de ser.

Somos conciencia acogiendo este acontecer, este misterio, esta inexplicable sensación de ser. 

Allí donde la vida me lleve iré, con el corazón latiendo siempre en la confianza, en la inocencia, en el amor... pues es lo que soy. 

La esencia del ser se aclara y se desvela al dejarse llevar por la vida, soltando los viejos lastres que nos impiden ser nosotros mismos. Este es el viaje del dejarse vivir, el permitirse ser transportado por la propia verdad interior, el sentir la libertad dentro de uno, conectando con su propio espíritu, con su propia voz. Entonces todo tiene sentido. 

La vida puede hablarte en cada instante, en cada suceso. El presente deja de ser una dimensión del tiempo para convertirse en algo más allá del tiempo, donde la mente no puede tocarle. El presente se convierte en poesía, en creación, en eternidad. El presente se convierte en el único escenario donde realmente expresarnos y sentir la expresión de todo. 

El presente es nuestro mayor regalo. Un regalo que puede pasar desapercibido toda la vida, pero que si se reconoce la vida ya no pasa desapercibida. La vida, entonces, se hace vida y con ella, nosotros mismos.

El silencio interior


Gracias al silencio interior la vida puede ser escuchada, observada y sentida desde una receptiva nitidez. 

Se despeja la conciencia más allá del velo de la mente, en la dimensión serena y transparente del corazón. 

El silencio interior nos permite estar en el mundo desde un espacio inmaculado y completamente abierto a cada nuevo ahora que acontece. 

El silencio es la escucha consciente, la presencia compasiva sin juicios, la mirada inocente, la apertura incondicional a la vida y a lo que es.

Instante santo


El bosque insinúa sus misterios al buda.
Desvela en el silencio la verdad
del instante presente. Verdad inexpresable,
sentida, profundamente bella, serena y pacífica.
Es la verdad del ser palpitando dentro.
Grande es el corazón que la recibe
y se inclina con humildad y reverencia
ante el instante santo,
allí donde toda dicha se revela.

Meditación y conciencia



La meditación es tu estado natural. Es un regreso al centro de ti mismo. Un regreso en el que no se ha de recorrer un espacio o tiempo para volver a él. Es un regreso a lo siempre presente. Una toma de conciencia que se abre a lo que hay ahora aquí. ¿Y cómo me relaciono con lo que hay aquí ahora? La mente tiende a reaccionar y a aceptar o rechazar la experiencia según sea de su conveniencia o no. Esto genera una continua lucha interior por vivir la experiencia que deseamos y que proyectamos en nuestra mente. Pero la relación natural con el momento presente es aquella que acoge todo el espacio de la conciencia. 

Uno está abierto y acepta todo el acontecer de la vida. Aceptar significar tomar conciencia de ello. Negar la realidad, lo que vemos, sentimos, percibimos… solamente añade más conflicto. Aceptar la vida es verla tal cual es, sin añadirle o quitarle nada. La conciencia es un espacio abierto y vacío que permite que todo sea como es. La meditación es la sincronía con ese estado de conciencia. Es la visión natural, momento a momento, de este surgir que llamamos presente. Esta visión todo lo contiene, incluso al yo haciendo o no haciendo. Sea lo que sea, el movimiento o la quietud, fluyen como la vida y la visión natural observa tal acontecer sin intervenir. Siendo un testigo. Siendo Uno con todo lo que hay y con lo todo que Es.

Texto en vídeo con música e imágenes:

Ahora

Cada instante es del ahora. La mente es del tiempo pero el ahora es sin tiempo, es completamente libre. Va más allá de la mente. El ahora es vacío sin límites, sin condiciones, sin individualidad, sin juicios...
El ahora es el enlace directo a la paz interior: nuestro espacio silencioso de inocente presencia...

Todo y Uno

Cada paso es certero al sentir el latido del corazón cerca. Hacia el ser desde el ser, el juego cósmico de buscar lo que ya tenemos; o de verlo, tocarlo, sentirlo y abrazarlo en infinitas formas distintas. Debajo de todas las capas la esencia única del amor creador...

Escucha al Ser

¿Puedes, en este mismo instante conectar con la paz del ser que hay en tu corazón? ¿Y si eso no es posible, hacia dónde estás dirigiendo tu vida? ¿Crees que hay un lugar al que ir que no sea la paz de tu corazón? La buena noticia es que ese lugar no se recorre por el espacio ni por el tiempo, sino que es accesible en este mismo instante... Pero hay que abandonarlo todo. Toda expectativa, todo intento de... Tan solo has de quedarte contigo mismo, en el silencio que emerge ahora, y reconocerte, sentirte, observarte, amarte... Sin palabras, sin imaginación, sin proyecciones... Tan solo aquí y ahora y un corazón palpitando... que dice YO SOY... sin palabras. Escucha al SER. Abandónate a lo que ERES... Quédate vacío, en la desnuda autenticidad de lo que ERES, para poder LLENARTE. 

El libro que lo responde todo

En “El libro que lo responde todo” (Ediciones Obelisco), Amit Goswami crea un puente entre ciencia y espíritu muy necesario en estos días en los que el materialismo parece ser la nueva religión. Pero la ciencia cuántica cada día gana más adeptos y está siendo fundamental para entender grandes incógnitas a las que otros paradigmas científicos apenas logran acercarse. Pero en este libro de Amit Goswami, quien fue profesor de ciencia teórica en la Universidad de Oregon, aquellos que desean que sus preguntan espirituales y trascendentes sean interpretadas por el prisma de la nueva ciencia cuántica, van a encontrar una caja de Pandora muy interesante. La conciencia, Dios, la meditación zen, la reencarnación, el libre albedrío, la potencialidad y las múltiples posibilidades, el ego, la intuición o la energía son algunos de los temas que se desarrollan en este libro. Escribe Amit Goswami que “la física cuántica, la física de las posibilidades, nos ayuda a despertar a nuestra consciencia superior. [...] Elegimos desde la consciencia superior, donde somos uno con los demás. Esto nos faculta para crear nuestra propia realidad”. Una interesante reflexión como tantas otras que aparecen en el libro y que, ante todo, bien vale indagar en él para confrontarlo con nuestra propia visión de la realidad. Quizá todo concuerde y se abra un nuevo universo de posibilidades. ¿Quién sabe? Todo es posible.

Meditación guiada: Liberación emocional




Una meditación que te ayudará a tomar conciencia de la emoción, aceptándola y permitiéndola para, desde ahí, acogerla con profundo amor y apertura a lo que Es. Aquí y ahora.

Meditación guiada en texto: 


Tómate unos momentos para conectar contigo. Realiza si lo deseas una o dos respiraciones profundas y amplias. Y trata de sentirte, solamente sentirte. Observa si hay alguna emoción difícil que en este momento esté emergiendo en ti. ¿Es una emoción negativa, de tristeza, enfado, rabia, miedo, ansiedad…? ¿Es una mezcla de varias de ellas? ¿Puedes identificarlas? No hace falta que la nombres o las nombres ni trates de definirlas. Tan solo reconócelas en ti, en tu cuerpo. ¿Puedes sentir la emoción en alguna zona de tu cuerpo? ¿Qué sensación corporal hay? ¿Algo incómodo? ¿Un fuerte calor, algo punzante, pinchazos, algo que te oprime, ganas de llorar, de suspirar, hay tensión, inquietud en esa zona? Sea lo que sea, obsérvalo. Cuando hay una emoción difícil lo más habitual es que estés oponiendo resistencia a sentirla. A mayor resistencia esa emoción se hace más grande porque no puede canalizarse, no encuentra un lugar por el que salir, sino que te bloquea, se hace un nudo interno…

Así que el primer paso es tomar conciencia de esa emoción que está teniendo lugar, localizarla corporalmente allí donde la sientes, observarla, sentirla… Y a partir de ahí aceptarla. Aceptar que la emoción está ahí. Ábrete a ella, sin involucrarte, sin querer manipularla, tan solo déjala que esté ahí. Obsérvala desde tu corazón abierto. Con una actitud de escucha amorosa, de receptividad, de sincera apertura.

Eres el espacio que acoge esa emoción, esa experiencia. Y la dejas que se exprese tal cual. Con ecuanimidad, sin involucrarte, sin necesidad de control, sin juzgar ese estado interno… Simplemente te rindes, ya no hay necesidad de cambiar nada. Te abres a la experiencia que está teniendo lugar ahora. Notarás que la perspectiva cambia. Empieza a haber mayor distancia, mayor espacio… Es como diluir un vaso de agua salada en un inmenso lago. Ahora ese espacio enorme de profunda escucha amorosa da paso a que la emoción se diluya, que no esté más tiempo oprimida por la resistencia continua… Y la emoción, ese estado interno, empieza a evaporarse, a tomar cauce como un río que se funde con el espacioso océano. Ese espacio es tu propio amor acogiendo sin juicios, con pura compasión y presencia amorosa, lo que estaba sucediendo dentro de ti. Sin ponerle adjetivos, sin condenarlo, sin censurarlo… Ese inmenso espacio de la conciencia lo ha abrazado y ahora hay mayor apertura… Si quieres posa tus manos sobre el pecho para transmitir cariño, calidez y amor a tu corazón.

Nada puede oprimirte cuando lo permites ser, cuando tu respiración lo mece desde la apertura de tu corazón y la presencia silenciosa de tu conciencia testigo. Ya no hay más luchas contigo mismo. Has abierto tus brazos, has aceptado ese sentir desde lo profundo de tu corazón… Puedes soltar la emoción, dejarla ir, al igual que se marcha una nube pasajera y queda todo el cielo despejado.

Deja que tu respiración consciente te guíe por el momento presente y te congracie con el ahora. Tu respiración es el bálsamo liberador. Aprovecha la inspiración para conectar con la vida, con este momento, con el amor. Aprovecha la espiración para soltar, dejar ir, para rendirte complemente a lo que es. Y de nuevo, inspira vida… Y espira paz y sosiego. Suelta, relaja, afloja, deja ir,…


Repite este proceso tantas veces sea necesario. Recuerda, toma conciencia de lo que sientes y permítelo, obsérvalo sin juicios, acéptalo, otórgale espacio abriendo tus brazos y tu corazón. Cuando no hay lucha, sucede la liberación. Al permitir a la vida ser, todo fluye. Fluye la vida. Fluye lo que es. El conflicto solo está en la mente. Este momento presente está más allá de la mente, más allá del pensamiento. Es algo inocente, natural. Este momento eres tú, tal cual eres, en perfecta comunión con lo que es, con el aquí y ahora.

Entradas al azar

Entradas populares